848 40 00 43 | 665 83 37 30 info@ginecologianavarra.es

Los miomas uterinos son tumores benignos del útero más frecuentes en la mujer en edad reproductiva. Hasta hace unos años constituían la principal indicación de cirugía por patología uterina benigna.

Clásicamente, la cirugía ha sido el tratamiento de elección. Sin embargo en la actualidad, en mi opinión, no debemos tratar el mioma sino la paciente con miomas y con los síntomas asociados si los tuviera.

La práctica actual de la medicina se basa en la utilización de protocolos y su seguimiento. Creo que el desarrollo de protocolos es bueno para la unificación de criterios de los profesionales pero también creo que no debe ser rígido. Definiría el protocolo como una cuestión de mínimos pero no de máximos.

¿Por qué surgen los Miomas?

Los miomas, como otras muchas enfermedades, tienen un sustrato familiar con una predisposición genética. Además, en el crecimiento de los miomas intervienen las dos hormonas femeninas tanto el estrógeno como la progesterona. Aquella mujer que tenga unos niveles elevados de estas hormonas será candidata a un mayor crecimiento. A este respecto, se sabe que existen sustancias que imitan los efectos de estas hormonas, denominadas disruptores endocrinos, los cuales serían responsables del crecimiento de los mismos.

¿Qué síntomas son característicos?

La mujer con miomas no siempre presenta síntomas por lo que en ese caso no debe ser tratada. Los síntomas más frecuentes son las menstruaciones abundantes, sangrados a mitad de ciclo, dolor pélvico, dificultad para orinar, estreñimiento….

¿Cómo se diagnostican?

Como en el resto de la practica clínica lo fundamental es realizar una buena historia clínica y exploración física atendiendo a los síntomas. Posteriormente podremos llevar a cabo una ecografía ginecológica que nos permitirá localizar los miomas, valorar su tamaño permitiendo realizar una indicación del tratamiento de manera individualizada.

¿Cómo se tratan?

Si bien en el pasado la cirugía era el tratamiento definitivo, en la actualidad el tratamiento debe ajustarse a los síntomas y expectativas de la paciente. Existen tratamientos farmacológicos que permiten reducir el mioma mejorando los síntomas sin que la cirugía sea un paso obligatorio.

En la Unidad Ginecológica dirigida por el Dr. Manuel García Manero utilizamos la estrategia más favorable de tratamiento combinando las distintas opciones terapéuticas en función de la clínica, la edad de la paciente y las expectativas reproductivas.