848 40 00 43 | 665 83 37 30 info@ginecologianavarra.es

El estudio tiene como objetivo demostrar, por primera vez, cómo el Acetato de Ulipristal disminuye de manera significativa el incremento de vasos sanguíneos nuevos (angiogénesis) que los tumores necesitan para crecer.
El doctor Manuel García Manero, ginecólogo del Hospital García Orcoyen de Estella, lidera un estudio para evaluar el efecto antiangiogénico que el Acetato de Ulipristal tiene sobre los miomas, un supuesto que hasta el momento solo ha sido comprobado en laboratorio.
El estudio piloto fue reconocido y premiado con una beca por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia en su último Congreso Nacional, celebrado el paso mes de junio en Oviedo, en el que el ginecólogo navarro presentó una comunicación que demostraba el efecto del Acetato de Ulipristal en 15 pacientes con miomas uterinos sintomáticos, mediante el análisis de la vascularización medida por ecografía doppler 2D y del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), antes y después del tratamiento.
“Nuestro estudio piloto demostraba, por primera vez en la práctica clínica diaria, cómo el citado fármaco disminuye de manera significativa la angiogénesis en los miomas uterinos. Los resultados obtenidos en este estudio preliminar demuestran que el fármaco produce un doble efecto en los miomas a través del bloqueo de los receptores de progesterona y la regulación a la baja del factor de crecimiento vascular endotelial, responsable directo del fenómeno angiogénico”, explica el Dr. García Manero.
A pesar de que los miomas uterinos son tumores benignos, la angiogénesis es crítica para su aparición y su desarrollo. “El factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) juega un papel muy importante en el crecimiento de los miomas uterinos y podría utilizarse como un marcador y posible factor pronóstico”.
Ahora la beca permitirá al Hospital García Orcoyen continuar con la investigación, que pretende responder, entre otras cuestiones, a la posibilidad de la utilización del fármaco en otras patologías como la endometriosis.
Miomas uterinos es el tipo más común de tumor benigno
Los miomas uterinos son el tipo más común de tumor benigno en las mujeres en edad reproductiva y se originan en las células musculares de la pared del útero. “Aunque los miomas pueden ser únicos, lo más frecuente es que sean múltiples y de diferentes tamaños que pueden variar desde pequeños milímetros hasta varios centímetros, llegando incluso a ocupar todo el útero alcanzando un peso importante”.
Los miomas uterinos muestran una prevalencia clínicamente significativa de un 20%, con picos del 40% en mujeres entre 35 y 55 años. La mayoría son asintomáticos y no hay que hacer ningún tipo de tratamiento, pero en aquellas mujeres en las que se desarrollan síntomas, tienen un impacto negativo significativo en su bienestar físico y emocional, pudiendo producir alteraciones del sangrado, molestias y dolor pélvico, dificultades en la concepción o infertilidad, etc.
“Durante la gestación, la presencia de miomas puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo, nacimientos prematuros, así como hacer más difícil el parto”, explica el experto.
Hasta hace poco, el método de referencia para suprimir los síntomas de los miomas era la extirpación quirúrgica del mioma (miomectomía) o del útero (histerectomía), pero muchas mujeres no desean perder su útero, independientemente de haber finalizado o no su vida reproductiva.
“El Acetato de Ulipristal es una alternativa terapéutica para las mujeres con miomas uterinos que ofrece una opción de tratamiento a largo plazo y puede evitar la cirugía”, concluye el Dr. García Manero.
Estella, 25 de septiembre de 2017.