848 40 00 43 | 665 83 37 30 info@ginecologianavarra.es

Para las futuras mamás, es muy importante llevar a cabo unos protocolos determinados durante el embarazo. Las revisiones ginecológicas son muy importantes. Hoy te hablaremos más del cultivo vaginal que se realiza en el tercer trimestre de embarazo por parte de un ginecologo en Pamplona.

Cultivo vaginal para prevenir riesgos

El ginecólogo que realice tu seguimiento tomará unas muestras de las paredes del interior de la vagina con un espéculo y la finalidad de analizar las células existentes. Interesará determinar el tipo de bacterias y su cantidad. Concretamente, el cultivo sirve para detectar la presencia de estreptococo, una bacteria que puede producir graves complicaciones al recién nacido si se contagia durante el parto. Recuerda que tomar la muestra no duele y solo puede llegar a ser algo un poco incómodo.

El estreptococo del grupo B (conocido por las siglas EGB) es una bacteria bacilar patógena que puede estar en tu vagina sin causarte ningún síntoma. Entre un 10 y 30 % de mujeres son portadoras de esta bacteria sin saberlo. En el caso de que la tengas, se te tendrá que proporcionar un antibiótico adecuado para eliminarla y evitar el contagio al neonato.

Así, el objetivo principal es prevenir posibles infecciones y complicaciones en el futuro bebé causadas por estas bacterias, al igual que cuidar de tu salud.

Otras situaciones para el cultivo

Esta prueba también se realiza en mujeres que no están embarazadas, en caso de ser necesario, con la finalidad de encontrar otros patógenos que puedan estar produciendo determinados síntomas. Si observas un cambio de color en tu flujo vaginal, un olor muy fuerte o molestias a la hora de orinar, es imprescindible realizar esta prueba para descartar posibles enfermedades de transmisión sexual, infecciones o candidiasis.

Ante cualquier duda, vale la pena que consultes a un ginecologo en Pamplona, un profesional que atenderá todas tus inquietudes durante esta etapa.